2020-11-24 LA VICTORIA SOBRE EL MAL SERÁ SI SOIS DE DIOS; HAY UNA ALIANZA CON DIOS. OS DIGO: REPARA, ORA; EN LA REPARACIÓN DIOS OS DA LA ALIANZA. ¡LEAN LA LEY, CONCLUSIÓN: LAS TABLAS DE LA LEY ES LA ALIANZA DE DIOS.EL DÍA DE LA VICTORIA SOBRE EL MAL NO SE ESTROPEARÁ. LLEGARÉ Y LA VICTORIA ES DE DIOS.
2020-11-23 Hija mía, el alma que crece en virtud debe bajarse hasta lo más perfecto, como lo hizo mi hijo al quedar en manos de los malhechores quienes lo mataron. Se humillo hasta lo más perfecto y tuvo una muerte de cruz. Seguid hijos míos su ejemplo, y bajad su alma hasta donde sea mi voluntad. Servid, ayudad, orad, velad, vivid humildemente, dejad lujos, desacomodad su cuerpo, darse al otro y así el alma irá creciendo en lealtad, en amor y en fe.
2020-11-20 Mi pequeñita, el Alto os saluda y escucha con atención tus palabras. Escúchame hija mía, el alma que guarda en lo más profundo de su corazón anhelos más allá de los terrenales, yo su Padre los coloque ahí, no creas hija mía que son inventos del hombre, porque el deseo a lo sobrenatural, el deseo a lo mío hija mía solo lo da el Padre. Es como una pequeña semilla que coloco en cada corazón desde su creación, poco a poco va creciendo esa semilla. La semillita va sacando raíces, raíces que se van alargando y abriendo paso sobre la tierra. La tierra a ella le regala todo lo necesario para su desarrollo y crecimiento, le brinda minerales, vitaminas, y todo lo que esta necesite. Después que tenga una unas raíces fuertes, la semillita va creciendo hacía arriba, empieza el tallo a ver la luz del día, siente el calor del sol y el frio de la noche y este va creciendo. Recibe de la creación luz, agua, viento y esto ayuda a que siga creciendo. Es ahí hija mía, cuando han sacado su tallo de la tierra, que empieza a crecer tomando sus propias direcciones. Unas tienen unas raíces tan fuertes que crecen rectamente, empiezan a sacar fruto, pero este nunca deja de crecer hacía el cielo, crece hasta donde debe de crecer y para. Otros tallos crecen, pero a medida del tiempo se van doblando y se empiezan a dañar sus frutos, al verse tan doblado y que difícilmente puede regresar a crecer hacia arriba necesita de una ayuda externa, como la rama de un árbol para ayudarla a enderezar otra vez, y lograr con esfuerzo volver a crecer hacía el cielo. Hay otros, hija mía, que desde que ven la luz del día, su tallo crece hacia un lado, crece a nivel de la tierra, casi arrastrándose sobre ella, y allí muere, sin producir fruto. Ahora os explico hija mía. Yo siembro en el hombre semilla de amor, de deseo y de vida eterna desde el momento de su concepción. En su corazón, que se forma poco a poco, sabe de mi existencia y es tan fuerte la unión conmigo que a medida que van creciendo en el vientre de su madre, es como si crecieran dentro de mis dos manos. Sienten el calor del Padre, sienten el amor del Padre, sienten la bondad del Padre. Es por eso hija mía que no hay dolor que se compare por la muerte voluntaria de alguno de estos pequeños, es como si lo mataran en mis manos y mis manos derraman sangre de un ser inocente. Lloro hijos míos, lloro por tantos que matan cuando más amor les estoy dando entre mis manos. Cuanto dolor hijos míos. Pero la semilla que le ha puesto su Padre nunca muere. Os sigo explicando hija mía, al nacer mi pequeñito, lo terrenal les da todo lo necesario para su subsistencia, pero también les da el amor de una madre, la protección de un padre, el calor de un hogar y la bendición del Rey de Reyes. Amor nunca os dejo de dar y así, como todo lo que les da sus padres van fortaleciendo sus raíces. Al crecer y ver la luz del día, su espíritu y su razón toma voz en sus conciencia y su libre albedrío se acrecienta. En el primer caso, el alma que es como el tallo de una planta, va creciendo, pero su semilla y sus raíces están tan fuertes en su fe que nada lo desvía del cielo. Nada hace que esa alma voltee su mirada a otra cosa que crecer hacia mí con anhelo de algún día llegar hasta su Padre. Sus frutos son incontables y con ellos, ayudan a otros a regresar a mí. Quien de ejemplo de gracia, de humildad, de obediencia y de arrepentimiento, es esa alma la que producirá frutos en otras almas. Una sola alma que no desvíe su mirada del cielo, esa alma no solo se salvará, sino llevara con ella miles. En el segundo caso hija mía, esas pequeñas almas sienten incansablemente el deseo y el amor del Padre que palpita fuertemente en su pequeña semilla, es decir, en su corazón. Allí crecen, dan fruto, pero caen en las tentaciones del mundo, pierde su mirada hacia el cielo, se ve dentro de una niebla oscura y ya no sabe cómo salir de ahí. El alma finalmente vuelve a escuchar su corazón y halla nuevamente el amor del Padre, del mismo Padre que lo tuvo entre sus manos y le dio calor. Su alma desea regresar a mí, pero su alma esta tan manchada que necesita de algún hijo predilecto que desdoble su alma para que pueda regresar a ver hacia el cielo. La rama del árbol hijos míos, es todo aquel que toma entre sus manos la cruz de esa alma y la acoge en su corazón como la propia suya y le ayuda a avanzar a crecer hacia mí y no lo deja. Tal y como lo hizo el Cireneo, sin soltar su propia cruz tomo la mía, y al tomar mi cruz tomo la de todos. Eso hijos míos, en solo un acto de compasión y caridad. En ese pequeño acto de amor, llevo sobre sus hombros la cruz de muchos para su redención y os digo hijos míos que ya recibió su recompensa. Esas almas, con pequeños actos de amor llevan miles de almas hacia el Padre. Hija mía, en el tercer caso, su alma olvida y saca de su mente la semilla del deseo y el amor de Dios. Por mucho que el Padre le haga palpitar en su corazón, no la escucha, crece al pie de la tierra, no ve otra cosa que su mundo, su placer, su tener, y allí poco a poco, al estar tan doblada y manchada por el lodo de la tierra, muere, pues decidió no ver hacia el cielo y sus tesoros. Ves hija mía, ¿ya lo entiendes? Su Padre no coloca en sus corazones deseo que no puedan realizar. Su Padre coloca sus miradas a lo eterno, unos lo ven claramente, otros se pierden pero al final lo ven, pero otros se niegan profundamente y tapan sus ojos con sus dos manos manchadas, pero el Padre espera, y hace palpitar su semilla todo el tiempo. Escuchen su corazón hijos míos, que yo ahí os hablo. No rechacen mi voz, no rechacen la voz de su Padre, su Padre que os creó, su Padre que os conserva, su Padre que os da lo que necesitan para ayudarlos a cumplir el anhelo que yo os pongo en su corazón. A todos os he dado misiones diferentes, y deseos diferentes, pero todos llegan al mismo punto, la vida eterna. No dejéis de ver el cielo ¿acaso no sabéis que con solo ver el cielo su Padre esta ahí? ¿Acaso no sabéis que con solo escuchar el pálpito de su corazón, su Padre está ahí? ¿Acaso no sabéis que al sentir una pequeña brisa en su piel, su Padre está ahí? No me rechacéis hijos míos, no me rechacéis hijos míos que a su Padre del cielo no lo pueden evadir. Está ahí. Con el amor más fiel. Hijita mía, escucho tus palabras que salen desde lo más profundo de tu corazón. Entregadme todo hijos míos, entregadme todo y no se verán nunca desanimados ni desesperanzados, su Padre os sostiene y no dejaré que se aparten de mí. Regaladme hijos míos su corazón, regaladme sus sentires que tanto os utilizan y muchos son esclavos de ellos, sus gustos, su comodidad, sus pasiones os esclavizan y no dejan que se entreguen a mí por completo o se donen a mí. No os deseo esclavos del mundo, no os deseo esclavos del pecado, no os deseo esclavos de lo banal. Cada vez que utilicen sus ojos, pregúntense si los utilizan para mi honor y gloria, cada vez que utilicen su voz, pregúntense si lo utilizan de acuerdo a mi voluntad, cada vez que utilicen sus manos, se preguntarán si sus actos sacaran frutos, cada vez que utilicen su corazón, pregúntense si esta limpio para actuar y darme su alma. Si lo hacéis, verían como poco a poco crecerán rectamente hacia mí. No os desaniméis hijos míos, que su ser es de carne, entrad en mi corazón y resguardarse ahí, tomad amor y fuerzas y seguid luchando hijos míos, soldados míos.
2020-10-31 Hijita mía, todo aquel que se entregue, todo aquel que renuncie a todo, todo aquel que deje los suyos para estar solo en mi corazón y obedezca, todo aquel que busque la salvación de su alma y la de muchos, todo aquel que anhele el cielo más que cualquier otra cosa, todo aquel que se desacomode para acomodarse en mi amor, todo aquel que renuncie a sí mismo y me siga, todo aquel que use sus manos para trabajarme, todo aquel que abrazado a mi Madre lo deje todo por mí, todo aquel que solo me ame y me sirva. Ese, ese es mío y a ese nada le pasa, nada le faltará, nada lo tocará, nada necesitará. A esos que cumplan mi voluntad, a esos que me oigan con sinceridad de corazón, a esos cumpliré mis palabras. Soy hija mía, palabra de vida eterna. Acaso ¿dudáis de mis palabras? Acaso ¿creen que estando con el Padre les faltará algo? Acaso ¿creen que dejaré que algo les pase a mis pequeñitos que están confiando en mis palabras? es el Rey, es el Alto el que os habla. Es el Alto que os promete, es el Alto que os cumple. Quien no crea en mis palabras, sus obras y sus intenciones serán en vano, pues de apariencias vive el hombre, pero es el Padre quien conoce sus intenciones, su corazón, sus pensamientos. Ante mí, nada se esconde, ante mi nada está velado. Hijos míos, os veo, hijos míos, os oigo, hijos míos, os mido. Mido su fe, mido su amor, mido su todo. Pues si no me darán todo ¿Qué me darán? ¿me darán sus migajas? ¿me darán migajas de su tiempo? ¿de su amor? ¿me queréis dar cosas mediocres? Hoy me dirán como Pedro, Señor, yo jamás te negaré, pero ¿después negó al hijo del hombre? ¿hoy me dirán que si y cuando vean que mis mensajes se cumplen y el mundo entero se vea en desolación ¿me dejaran? ¿me negarán? ¿negaran mis promesas? Ay mis pequeños, mis pequeños. Os veo, os oigo, os abrazo. Os abraza su Padre del cielo, su Padre que no desampara. Su Padre que cumple. Su Padre que os ama. Dios me abre la Biblia en San Mateo 26 , 30-35 “predicción sobre la conducta de los apóstoles”
2020-10-14 ELUDE EL PECADO Y VERAS MI GRACIA.
2020-10-09 Al sur de Rusia la fe poco a poco se acaba. Pocos siguen firmes a mis mandatos y a mi ley. La mente de muchos esta nublada de maldad y odio frente a otros sistemas económicos que ejercen al norte del mundo. Sus mentes tomadas por el malo infunden ideas desde los más altos rangos hasta a mis pequeñitos que hasta ahora aprenden a conocer el mundo. La ola de pensamientos y doctrinas en contra de mi Madre y de mis juicios y mandatos se expandirá a una velocidad que ustedes mismos no sabrán su inicio ni su fin. Muchos las aceptan y las imponen a los más jóvenes, que engañados con falsas promesas pelean por ello. Jóvenes de todo el mundo saldrán y protestarán. Se manifestarán al gobierno para que Estados que no cumplan con los requerimientos necesarios para su transición, por medio de la violencia lo impongan. Plan del vil es. Ciegos están mis pequeños de todo esto. La bestia vestida de oveja se expandirá y ya todo será tarde. Mi madre llorará sobre el Orbe. Mis ángeles estarán preparados para recibir mis órdenes. El mundo se verá confundido y aterrorizado. Muertes por toda la geo. Muertes de inocentes. Pero nacimientos de mártires que prefirieron dar la vida por mi antes que negarme. Todo eso yo lo veré. Mi iglesia manchada esta, profanada y confundida. Ay de aquellos hijos predilectos que infunden temor y confusión en la mente de los fieles. Ay de aquellos sacerdotes que lleven bajo el camino de la perdición a almas de fe. Ay de aquellos que hagan perder la esperanza y el camino hacia el Padre a mis críos. El que esta sentado en la silla de Pedro. Ese, ese me dará cuentas de tantas almas y almas jóvenes que inmaduros en su fe pierden el camino de santidad, a los cuales he llamado. Confundidos pero respaldados por el actual vicario de Cristo, saldrán a las calles, cometerán actos sacrílegos y malvados. Confundidos dirán que lo hacen por ordenes mías. Pero no será así. Pobres de mis pequeños. Ármense de valor, de fe, de luz. Todo bajo el amparo del Padre. Todo bajo mi voluntad. Es hora ya de ejercer todo lo que ya han aprendido y todo lo que el Padre les ha mostrado. Es hora ya de cubrirse bajo el manto protector de María mi Madre y cubrirse sus oídos a la voz del mal, a la voz del que ocupa el trono de Pedro, a la voz de la bestia. Todo poco a poco se seguirá manchando, cubriendo de suciedad y pecado. Asistid cada vez más a mi Misa, antes de que todo se vea perdido y yo ya no esté ahí. Os anuncio y os confirmo. Asistid ahora y armarse de mi cuerpo y sangre. Sangre que sigue derramada para la salvación de miles de almas. Sangre santa, Sangre perfecta, que el Padre acepta y bendice. Sangre derramada y pisoteada por miles de malhechores cuando mi hijo pasaba por el camino hacia la cruz. Sangre escupida y maldecida por muchos. Sangre que mi madre a cada paso besaba. Sangre derramada y pisoteada en los altares. Pero mis hijitos. Mis hijitos. Con los primeros, quienes llevaban, golpeaban y maltrataban a mi hijo hacia la cruz no sabían que Jesús era el hijo del Rey vivo. Seres con almas tomadas por el maligno. Pero a mis hijitos predilectos, los segundos, a mis pequeños hijos predilectos les he dado a conocer tanto, mis pequeños, tanto, que mi corazón llora gotas de sangre, al ver cómo me maltratan, me ofenden, peor que los primeros. Teniendo ellos todo el conocimiento que el Espíritu Santo desde el primer momento sembró en ellos y todo lo que en su corazón les he mostrado. Pero aun así me siguen ofendiendo. Cuanto dolor mis pequeños, cuanto dolor, que mi ira y mi justicia santa caerá sobre ellos. Orad, orad y orad por mis sacerdotes y su salvación, porque muchos caerán.
2020-10-06 Hijos míos, mis amados, mis pequeños, mis hijitos. Míos son si hacen lo que os pido. Míos son si hacen todo con amor. Míos son si buscan la sabiduría, fortaleza e inteligencia en el Rey de Reyes. Míos son si oran. Míos son si velan. Míos son si anhelan algún día estar junto a mí. Míos son. Mis pequeños, os bendigo cada vez que arrodillan frente a mi y me hablan. Os bendigo cada vez que sale de sus casas y se encomiendan a mí. Os bendigo cada vez que arrepentidos de sus pecados van hacia mi y me pide perdón. Os bendigo en todo momento. Y es esa bendición, es esa bendición del Padre lo que permite que sigan respirando, que sus corazones sigan palpitando, que su alma siga amándome. Bendición perfecta e inefable. Bendición que el mal no soporta y huye gritando. Bendición santa, que solo el Padre les da. Aprendan mis pequeños, aprendan desde ya lo necesario para vivir en el campo. Aprendan desde ya a como vivir una vida en comunidad. Incentivad esas virtudes que allá se incrementarán y usarán. Leed mis amados libros de santos. Leed a mis hijitos que tuvieron que vivir toda su vida en comunidad. Leerán todo lo que sufrieron, todo lo que debieron pasar, injusticias que debieron vivir para su propia santificación y para golpear su soberbia y orgullo. Ataques, malos tratos, todo hijos, todo permitido por el Padre, todo permitido por mí hijitos. Y ellos, con sumisión profunda me entregaban todo su “yo”, me entregaban toda su vida y así me permitieron obrar en ellos, pulirlos y conducirlos por el camino de la perfección. Ahora mis pequeños, os pregunto. ¿doblegaran su voluntad hacia el Padre? ¿me dejaran obrar en ustedes? ¿me dejan pulir sus almas? A quienes me digan que sí, con una fe verdadera, yo haré prodigios en sus vidas y os haré crecer en virtud y santidad. Yo veo hijos, yo veo cuando una respuesta solo sale de sus bocas y no del corazón.
2020-09-18 LEAL ES EL QUE HACE LO QUE DIOS SOLICITA, ASI SE HACE NULO EL VIL QUE DESEA ACATO HACIA EL. EL DÓCIL A DIOS SE SELLA. EL VIL DEVORA, NO DEJA NADA, NO DEJA VER, CIERRA EL OIR A LA VERDAD DE DEO. QUEDA AISLADA DE DIOS TODA LA VIDA DE AQUEL QUE LO OYE. NADA DE ÉL ES LÍCITO, LOS SACIA, LOS LLENA DE LO MUNDANO, TODO LO DE EL ES OPOSICIÓN A LO DE DIOS. DA VERSIÓN ERRADA DE LO VERDADERO, MUTA LO DIVINO, ADIVINA Y NO ADIVINA, LOS OJEA, LOS MIDE, LOS OYE, LES CAE, LOS ODIA, LOS HIERE, LOS ADULA, LOS UNTA DE VILEZA. LES ANALIZA CADA DÍA Y CADA HORA DE LA VIDA, LES DA DIVERSIÓN MUNDANA, NO LES DEJA CABIDA AL HABITO DE ORAR NI DE IR HACIA MI, LES LEE EL CANSANCIO, LOS VEJA. NARRO ESO, NO ES SOLO IDEA, ES ASÍ, ES VERDAD. VENCE EL VIL SI NO HAY ACATO A MI LEY Y SI NO ORAN.
2020-09-18 NO ENTRAN AL CIELO LOS ATEOS.
2020-09-01 La obediencia mis amados es virtud agradable a mis ojos. El que es obediente vive en el Padre. El que doblega su propia voluntad por obedecer con amor, ese esta en mí y yo en él. Quien pone su voluntad antes de la de su autoridad, ese es un soberbio. Quien cumpla sin amor aquellos a lo que la autoridad os a mandado, ese es un soberbio y ahí no estoy yo. Quien quiera vivir en mi y venir a mi que sea el último, el que sirve a los demás, el que ve al otro con respeto y autoridad, el que niegue su propia voluntad. Ay mis hijitos, es el amor el que hará grandes obras. Ay de que obre sin amor, ahí no estaré yo, a pesar de que sea obra buena. Mi pequeña, no ven las gracias para sus almas y para miles de almas una sola obra hecha por obediencia perfecta y amor. No saben que, con solo un acto de obediencia, y de total sumisión a mi voluntad abren las puertas del cielo para muchas almas. Es allí donde yo obro. Es allí donde yo recompenso. Toda buena acción queda escrita en el libro de la vida y yo la tendré en cuenta en el día del juicio. Abre la ley. Dios abre en Joel 3, 1-21 “juicio final” Ay mis amados, tened siempre en su mente y corazón el día de su encuentro cara a cara conmigo. Tenedlo siempre presente, pensad en ello, contemplar en ello. Pensar constantemente en esto os hará obrar cada vez con más amor, mas obediencia y mas inocencia. Al hacer una acción pensar en aquel día y lo harán de forma más perfecta. Al hacer oración pensar en ese día, y sus almas se recogerán con mayor cuidado al hablar conmigo. Al hacer examen de conciencia y sacrificios, pensar en aquel día y sus obras serán cada vez más perfectas. Así ese día no os tomara con sorpresa, pues en su mente y corazón lo tenían siempre presente.

Descarga los mensajes completos de esta categoría